Kyoto

Kyoto, geishas, templos y mucho té.

Si algún día tienes la suerte de visitar Kyoto descubrirás una ciudad muy diferente a la cosmopolita Tokyo, Kyoto tiene algo especial, en Kyoto no verás grandes edificios si no más bien un montón de casitas bajas con los cables por fuera, Kyoto fue la primera capital administrativa del imperio nipón, Kyoto tiene ese algo destintado de las ciudades vetustas. Y para hacer nuestra visita todavía más especial, ésta transcurrió durante el Festival de Gion (Yes!)  Así que no puedes dejar escapar la oportunidad de ver a los japoneses vestidos en kimono o yukata, de ver las procesiones de sus carruajes preciosamente ornamentados y de visitar Kyoto en todo su esplendor.

DSC_6099

DSC_6144

DSC_5933

DSC_6207

DSC_6334

DSC_5982

DSC_6190

DSC_5996

DSC_6197

DSC_6316

DSC_6191

DSC_6116

Dónde alojarse y cómo moverse:
Kyoto ofrece infinidad de posibilidades de alojamiento, desde hoteles estilo occidental hasta ryokan clásicos, pasando por airbnb. Nuestra selección vino como siempre indicada por la facilidad para moverse. En el caso de Kyoto el medio de transporte más común es el autobús, Kyoto tiene un sistema muy completo, tanto que como te despistes acabas en mitad de un arrozal (verídico, nos pasó cogiendo un bus en la dirección contraria) El JR Pass es válido para los autobuses de JR pero esta linea no cubre todas las atracciones turísticas, nuestro consejo que os hagáis con un pase de 1 día de bus por el módico precio de 600 yenes. Creednos lo vais a necesitar. Recordad que en Japón se accede al bus por la puerta trasera y se paga al bajar por la delantera. Dicho esto decidimos alojarnos en una zona bien comunicada y que no disparara el precio del alojamiento y así lo hicimos en un hotel junto a la estación Shijo Omiya .
Otra opción es la de alquilar bicis para pasar un día diferente.

Lugares y visitas imprescindibles en Kioto:

Barrio de Gion y el santuario Yasaka Jinja. Me voy a emocionar… miento, ya estoy emocionada. El barrio de Gion es un precioso complejo de casitas bajas y casas de té, con todo el cableado colgando por fuera, donde se mueven las geishas y donde por fin no vislumbré no una, ni dos, sino grupos de varias maikos y geishas, dos viajes a Japón me ha costado. Este fue, sin duda, uno de los momentos estelares del viaje y como somos muy de andar, repetimos noche tras noche como un ritual el visitarlo. Cuando se visita al atardecer esta lleno de turistas (como nosotros) a la caza de geishas, como siempre algunos más respetuosos que otros, pero de noche está vacío y te encuentras con ellas paseando tranquilamente de vuelta a casa. Es magia, es belleza, es emoción. Snif, snif…ya me estoy poniendo sentimental. Es tan sencillo como pasear por la zona y dejarse sorprender aunque os recomendamos esperar atentamente en las calles con estas señales en el suelo, que marcan muchas de las casas de té. Un poco más abajo os dejamos nuestros trucos para ver geishas y maikos. Además podéis visitar el tempo Yasaka Jinja tanto de día como de noche. Uno de los santuarios más bonitos de Kyoto y el favorito de las geishas. Podéis también acudir al teatro Gion Corner.

DSC_6153

DSC_6187 copia

DSC_6155

DSC_6159DSC_6179DSC_6157

DSC_6335

DSC_6344

DSC_6346

DSC_6092

DSC_6060

DSC_6053

Templo Kiyomizudera. Un templo que no os podéis perder, precioso, con un balcón sustentado por vigas de madera sin clavos, una de las vistas más fotografiadas de la ciudad.  Estaba en obras, así que las fotos no le hacen justicia. Después de visitar el templo, podéis bajar por las calles tradicionales de Sannenzaka/Ninenzaka y llegar a Gion y al Yasaka Jinja (o al revés).

DSC_6199

DSC_6224

DSC_6267

DSC_6204

DSC_6260

DSC_6241

DSC_6243

DSC_6210

Santuario de Fushimi Inari Taisa o el templo más fotografiado de Japón  también visitable desde Nara. A sólo 5 minutos en tren de Kioto, es uno de los santuarios más espectaculares con sus miles de torii que cubren más de 4 kilómetros de caminos. La cruda realidad es que está masificado y resulta casi imposible sacar una foto sin gente pero amigos, el esfuerzo tiene recompensa y cuanto mas ascendáis menos gente habrá. Os dejo mi look para tan señalada ocasión.

DSC_6360

DSC_6368

DSC_6367

DSC_6684

DSC_6861

DSC_6745

DSC_6395

Un paseo por el río Kamo a la altura de Pontocho, sobre todo si vais en primavera o verano, y sentarse a comer algo en la orilla, mientras descansáis de un día duro de hacer turismo. Llevad antimosquitos, por Dios, que no admitimos reclamaciones. El agua del rio, los farolillos, las terrazas. Relajante y precioso.

Templos Kinkaku-ji y Ryoan-ji. El primero también llamado pabellón dorado, es uno de los atractivos más importantes de Kyoto. Muy visitado y lleno de turistas, pero merece mucho la pena verlo en directo, porque es espectacular.  De hecho tenemos fotos con el móvil que parecen retocadas gracia a la luz del lugar, no sabría explicarlo. Si visitáis Kyoto y no veis este templo, luego os arrepentiréis cuando volváis. Lo bueno es que al lado tenéis el Ryoan-ji con el jardín zen más famoso del mundo, frente al cual podéis sentaros y descansar.

DSC_6917

El castillo de Nijo o Nijo-jo. Pasear por sus salas y oír el suelo crujir nos transportará en el tiempo.  De hecho este sonido es impostado, era la manera de detectar si algún extraño accedía al castillo. Todo muy ninja style.

El templo Ginkaku-ji o pabellón de plata, aunque nunca llegó a cubrirse de este metal.

El santuario Heian o Heian Jingu, que con su torii gigante y su color rojo resulta muy vistoso. Podéis ver este santuario y el templo Ginkaku-ji en una misma mañana.

Arashiyama y su bosque de bambú. Aunque hemos de decir que nuestro bosque de bambú favorito fue el de Kamakura, pero si no vais a visitar Kamakura este bien merece una visita.

DSC_6955

Paseo del filosofo / Philosopher’s walk:  Y aunque su máximo esplendor sucede durante la floración de los cerezos, que no coincidió con nuestro viaje, lo recomendamos porque vimos una puesta de sol espectacular, porque estaba tranquilo al final de la tarde y porque sales un poco del bullicio. ¿Por algo se llama camino del filosofo, no?

Dónde comer:

No dejéis de probar las Gyozas de Hohei  tienen gyozas de dos clases que preparan al momento, la carta es escueta y el lugar es angosto y caluroso pero no puede ser más auténtico. Además el ramen del Restaurante en frente de Izuju está exquisito y el precio es genial. Comer comida de supermercado, y de paso hacéis un exhaustivo estudio de esos que tanto me molan para saber qué comen los japoneses realmente, qué champú usan o cuál es su bebida favorita. Advertencia: La visita de mercados y supermercados en Japón puede crear tal adicción que hasta se te olvide visitar lo más significativo del país. 

Dónde no comer, en la Parrilla Coreana cercana al canal, bien cobrado y mal comido, ya lo he dicho todo.

Para salir de copas por la zona del canal, bares y otro tipo de locales de dudosa reputación, algunos de lo más frikkies como el Mushroom ambientado en el Mario Bross.

Dónde comprar un kimono de verdad verdadera, ni te lo pienses, a no ser que estés forrado lo suyo es comprar un kimono o yukata de segunda mano, existe un mercadillo vintage perfecto para esto, el de Kobo-san el día 21 de cada mes en el Templo de Toji.  Hay kimonos a partir de la irrisoria cifra de 500 yenes y por un poco más puedes comprar uno de seda. Además de kimonos, hay comida, antigüedades, cerámicas, artesanía y un sinfín de cosas preciosas. Vintage japonés para todos. 

Y aunque os parezca sorprendente también os voy a recomendar dónde comprar vintage americano, sí, sí, has leído bien, vintage americano en Japón, porque está tienda que descubrimos por casualidad es casi un museo. La selección que tienen de ropa, decoración y demás es una auténtica pasada. Piezas seleccionadas con mucho mimo y sentido estético. Ademas cuentan con dos tiendas más, una centrada en prendas denim de primera mano y otra vintage. Roger’s.

Cómo ver geishas.  Amigo, que no te pase como a mí que en mi primera visita relámpago al país de sol naciente, vi una de lejos y mal. En esta segunda ocasión me he resarcido pero bien, y podemos decir que hemos visto geishas y maikos a porrón (qué extraño leer geisha y porrón en una misma frase, esto seguro que mejora mi SEO 😉 No sabría explicaros lo que sentí la primera vez que crucé la mirada con una de ellas. Preparada para hacer una foto que no hice. Pero era tal la belleza de sus ropajes, y maquillaje que me quedé boquiabierta, ya puedo decir que he visto como una geisha sonreía, mi cara de sorpresa era tal (síndrome de Stendhal incluido) que ella se sorprendió casi más que yo y una sonrisa se dibujó en su cara.

Para ver geishas hay que invertir un poco de tiempo, pero de verdad que merece la pena. Como siempre recordad, el respeto es la clave. Son personas, como tú y yo y no una atracción de feria. De hecho así como en mil primera visita no vi más que una sombra de ellas tampoco había turistas. Esta vez había muchos tanto es así que han puesto unas carteles avisando de que no las acoses. Bueno, pues al lío, para ver geishas y maikos solo necesitas, tiempo, un poco de suerte y una par de trucos que aquí os damos.

Apostarte tranquilamente entre las calles con esta señal. Estar en silencio, escuchando en las puertas de las casas de té a ver si se las oye. Desde aquí puede que salgan y que tomen una dirección u otra pero como estás en el medio no te las vas a perder.

Y lo que es más importante ¿Era una geisha o una maiko? Maiko=Aprendiz de geisha.

Al contrario de lo que podríamos suponer la geisha viste de colores menos estridentes que la maiko, su lazo está anudado, el de la maiko cuelga. El cuello de la ropa de las geishas es blanco, el de las maikos rojo o blanco con bordados rojos. El maquillaje también es más sencillo y menos llamativo. La capa que sobresale del kimono de las geishas es de rosa pálido, el de las maikos es rojo.

Resumiendo, las geishas van más discretas y sencillas que las maikos. Quién lo iba a decir. ¿Verdad?

Y como una imagen vale más que mil palabras os dejo con unas fotones de @grk76

Os van a encantar.

DSC_6049

DSC_6098

DSC_6057

DSC_6100

DSC_6052

Así que amigos, si vais a visitar Japón, no dejéis de visitar la vetusta Kyoto, con sus casas de té, sus tradiciones ancestrales y sus litros de té.

Y recordad, un seguro de viaje es eso que siempre debéis llevar y nunca utilizar, podéis contratarlo con descuento aquí.

¡Nos vemos en Nikko y Kamakura!

 

 

 

 

 

3 comentarios en “Kyoto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s