Marta o el poder de las pequeñas cosas

Parecía que hoy os iba a contar algo sobre mi amiga Marta, esa que que siempre está para ayudar y que desde bien enana, cuando tú todavía no sabías ni por dónde te daba el aire, ya tenía claro lo que quería en la vida.

Pero no, esto va de otra Marta , una desconocida para mi hasta hoy.

Resulta que hoy tenía vacunas de la alergia a primera hora (qué glamour), primero te pinchan y luego te quedas media horita en observación, no sea que te vayas de allí y te dé un jamacuco de camino a casa.

Pues me ha pasado algo extraordinario en ese acto tan cotidiano para mí.

No sé ni cómo pero en esa media hora, en vez de leer, voy siempre acompañada de mi Kindle, he acabado hablando con ella que estaba allí esperando a su médico (miento, sí sé como he acabado hablando con ella, yo hablo hasta con las paredes)

Y nos hemos contado media vida.

Uno a ciertas edades cree que ya tiene su círculo más que definido y de repente te encuentras con alguien con quien surge una conexión especial, así sin más, una mirada, una media sonrisa, un entendimiento universal.

Pues ahí estábamos las dos, que si “voy a empezar un tratamiento de fertilidad”, me decía ella, “porque ya perdí un bebé”,  y yo “pues yo no sé si quiero tener niños…”

Vamos, conversación de “desconocidas” total.

Este post va dedicado a todas esas Martas de la vida, esa gente que te encuentras en el camino y con la que te sorprendes cotorreando como si fuerais íntimas.

Qué pena no haberte pedido el móvil, ya me ha parecido bastante intromisión preguntarte el nombre y plantarte dos besos como si “ná”.

Espero que te vaya genial y que pronto funcione tu tratamiento, espero de veras que seas mamá porque, aunque a penas te conozco, sé que lo mereces, mirada sincera y llanura en tus palabras.

Gracias Marta, me has alegrado el día.

Lo que os venía diciendo: El poder de las pequeñas cosas.

 

 

12 comentarios en “Marta o el poder de las pequeñas cosas

  1. Vaya con mi peque, como siempre una buena samaritana. Por fa puedes pasarlo como de costumbre a wasap. Ya sabes que somo un poco duras de mollera a mi edad, deseo lo mejor para Marta y para ti. Cuenta conmigo.
    Muacks.

    Me gusta

  2. ‘Los pequeños detalles tienen gran importancia…’ Esperemos que Marta tenga mucha suerte y que la chica de la maleta siga compartiendo sus experiencias y su vestuario 😍👏❤

    Le gusta a 1 persona

  3. Q razón tienes! La vida es mucho mejor gracias a todas esas martas q nos encontramos en el camino! Normalmente vamos cada uno a lo suyo, demasiado movil, ipad, ebook… y poca charla! Hay q fijarse más en los niños y en la gente mayor, suelen tener relaciones naturales, tranquilas, y de voz, de mirada, de ver la vida pasar… da que pensar! Gracias por este post!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s